Una iniciativa de
con la colaboración de 

“Cruz Roja no trata de convencer a las personas, sino emocionarlas”

Rafael Huarte

En agosto de 2019, Rafael Huarte accedió a la presidencia de Cruz Roja Navarra, culminando así una relación que se inició en 1988, cuando entró en la institución como voluntario. Durante este tiempo ha participado en numerosas acciones de socorro internacionales, desde Yugoslavia hasta Mozambique, ya que estaba integrado en los Equipos de Respuesta en Emergencias, en la especialidad de agua y saneamiento. Su mayor reto, dice, es “dar voz a las más de 5.100 personas censadas como voluntarias y a las más de 25.200 asociadas o colaboradoras”.

¿Por qué es importante la comunicación en Cruz Roja Navarra?

No es que sea importante, no consideramos que sea importante la comunicación, sino que la consideramos imprescindible. Es algo que se ha dicho muchas veces y sale en muchos sitios, lo de que ‘lo que no se cuenta no existe’. Pero sí que tenemos claro que es imprescindible que se comunique un poco por transparencia; al final si lo podemos comunicar y decimos no tenemos nada que ocultar. Cualquier persona puede venir y ver lo que hacemos. ¿Cómo lo hacemos todo esto? Pues en primer lugar está el voluntario, la persona que día a día realiza una labor es la misma persona que puede comunicar en un entorno más cercano lo que está haciendo. Pero esto no es suficiente.  Que el voluntario cuente a las personas lo que está haciendo… Necesitamos que la sociedad en general conozca lo que hacemos y para eso debemos proporcionar a los medios de comunicación de nuestro entorno la labor. La labor que hacemos.  Debemos tener un mensaje muy claro y muy coherente, ¿qué es lo que hacemos? Lo que se repite muchísimo en nuestro discurso es la transparencia que queremos dar de hecho, hay una frase que suele decir mucho el presidente nacional, Javier, que es “Tenemos nuestros siete principios y casi deberíamos añadir el de la transparencia”, que sería un octavo casi como que estuviese ahí, que sería transversal a todos, ¿no? Tienes una gente que te apoya, unos voluntarios que trabajan contigo, un socio que apoya monetariamente, una empresa que te apoya monetariamente o puede ser con talento o puede ser simplemente apoyándote con difusión de todo esto, prensa que te apoya… y si no puedes contar, no tienes algo que contar con transparencia y realmente lo que estás haciendo, ¿no? Ahí tendríamos un problema grandísimo. Está claro, es decir, se lo debemos a las personas, ¿no? A las que nos apoyan que estén informadas de por qué está apoyando, ¿no?

 

 

¿En qué ha evolucionado la comunicación de la entidad con el paso del tiempo?

Ya no nos vamos a ir a los 157 años de los que hablábamos antes, sino que vamos a acotar un poco en Navarra. Hace 20 años creamos un departamento de comunicación. 20 años que, dentro de toda nuestra historia pueden parecer pocos, pero es que en estos 20 años, lo que ha cambiado y lo que han variado los medios de comunicación, el cómo se comunica, dónde se comunica, es casi la inmediatez… Nosotros tenemos, bueno… colaboramos con prensa, colaboramos con televisión, con radio, que ha sido una buena labor,  pero, claro, si no estamos en redes sociales, pues en estos momentos estaríamos fuera de juego, ¿no?, por decirlo de alguna manera. Las redes sociales sí que nos permiten también otra cosa, que es la comunicación bidireccional. Cruz Roja cuenta lo que hace y la sociedad puede opinar, puede opinar y nos da un feedback.

 

¿Qué iniciativas de comunicación ha desarrollado Cruz Roja durante la pandemia?

De alguna manera fue una situación excepcional que requería una respuesta sin precedentes. Para ello se armó el Plan Responde. El Plan Responde era directamente todas las actividades que ibas a hacer frente a la Covid, frente a la pandemia. Empezó en marzo, por acotar un poquito las fechas, empezó en marzo del 2020, justo cuando empezó el estado de alarma, con la declaración del estado de alarma empezó el plan. Este plan era contar los recursos para lo que era la pandemia pero se basó bastante, desde el principio se basaba en que teníamos que tener una infografía, una infografía que diariamente se actualizase para ver todo lo que se estaba haciendo. La idea era hacer en 2 meses, en 2 meses al principio, y llegar a 1.350.000 personas y para ello se hizo una campaña de captación de unos 11.000.000 de euros. Se empezó con infografía. Se hacía un destacado de la semana, se hacían unos recursos audiovisuales en concreto, se hacía un detalle completo de actualización de información general, la verdad es que estaba muy basado en la información; lo que hablábamos antes de la transparencia: queremos atender a todas estas personas, tenemos este tiempo para atenderlas y tenemos esta cantidad de dinero que es lo que queremos recaudar.  Cada euro que estaba entrando se veía dónde iba. Para eso necesitas tener un buen sistema de información. Al final se amplió de dos meses, se amplió a todo el año, ¿no? Y ahora seguimos. Estaríamos hablando de una tercera frase, casi vamos como las olas, ¿no? Primera ola, segunda ola, tercera ola… En la primera  se pretendía atender a 1.350.000 personas y vamos ya por los 3.350.000. Se quería llegar a los 11.000.000 y ya se van, en atención, estamos ya por más de setenta millones de recaudados, tanto como particulares como empresas. Se han movilizado 66.000 personas voluntarias. Solo en Navarra se han movilizado 1.718 personas y todo esto son personas que luego necesitan ese apoyo de que se sepa lo que se está haciendo, que se conozca ¿no?, para que… lo dicho: si yo he puesto 1 € quiero saber  realmente en qué se está gastando eso, ¿no? Por eso es necesario decirlo. Y aparte de necesario es que se lo debemos. Lo que hemos dicho antes. Debemos a la persona el decirle: “Mira, tú no estás ayudando a la Cruz Roja, realmente estás ayudando a esa persona en concreto”.

 

¿Cómo se consigue convencer a una persona de que su aportación económica es imprescindible para atender a personas desfavorecidas?

Aquí tenemos un problema con la palabra ‘convencer’. Nuestra intención nunca consiste en convencer a nadie para que adopte una determinada posición, para nada. Sino es informar sobre los hechos y sobre nuestra actuación. Ya te digo, Cruz Roja no trata de convencer a las personas, sino emocionarlas. Yo te quiero emocionar partiendo de la base de que a todos nos produce una reacción emocional cuando descubrimos una vulnerabilidad de otra persona, un accidentado, una familia con dificultades, una persona que vive en soledad y, de alguna manera, nos produce una emoción y queremos canalizar esa emoción siendo capaces de hacer algo por ella. Nosotros somos, como quién dice, el enlace entre la emoción y la persona que necesita un poco tu ayuda. Esto lo hacemos a través de la mano física, que es el voluntariado, o una aportación económica que puede ser, pues cualquier persona, socio, empresa… Pero de alguna manera, la clave es lo que veníamos diciendo,  esa transparencia y permitir a cualquier persona que pueda canalizar su solidaridad con las personas necesitadas a través de Cruz Roja. Esa es un poco la clave de que no te intentamos convencer, sino emocionar.

 

Destaca algún momento profesional en el que la comunicación haya sido decisiva para ti.

Hasta ahora he estado un poco más en la parte internacional y en la parte internacional parece que sí o que no, tú no crees en ello hasta que vas allí y dices que es necesario contar esto. Es súper necesario. Está claro que si no lo cuentas, te puedes hacer una idea y la ventaja que tienes es que estando allá lo estás viviendo y tal que lo estás viviendo, si sabes comunicar esa vivencia, le va llegará a más personas.

UNA INICIATIVA PARA PONER EN VALOR EL PODER DE LA BUENA COMUNICACIÓN